jueves, 26 de marzo de 2009

Musgo de la Catedral de Santiago

Hoy me gustaría hablar sobre un tema realmente raro, pero que a su vez permite diferentes puntos de vista. Se trata del musgo que se ha ido almacenando en distintas partes del exterior de la catedral de Santiago de Compostela. Debo empezar haciendo la siguiente pregunta: ¿Como valorar las transformaciones que experimentan las obras de arte? Pues bien, el musgo de la Catedral es una alteración natural provocada por el paso del tiempo. Pero no se ha eliminado en su totalidad porque cumplía con una visión estética, y teniendo en cuenta que estos valores no afectan a sus valores histórico-artísticos o a una dificultad visual, se pueden mantener. Se dice que el musgo realza la belleza del conjunto cuando el sol incide directamente sobre el mismo edificio, y marcando poderosamente el material constructivo...En mi opinión es una tonteria, puesto que se vería igual de bonita SIN ESA SUCIEDAD que lo único que hace en envejecerla. Aunque por otro lado no le hace daño a nadie. Y bien, ¿vosotr@s que pensais?

20 commenti:

Duncan de Gross dijo...

Hola Sarinsky, interesante apreciación, yo recuperaría el edificio, porque tras el musgo puede venir más historias, pero con eficacia... En la Catedral de mi ciudad pasó algo parecido hace unos 15 años, y lo que iba a ser una limpieza acabo en restauración completa porque habían crcido hasta pequeñas plantas en algunas zonas de tejados, y bueno, finalmente aquello acabó como el Castillo de Disney...

Sarinsky dijo...

Gracias por tus palarbas Duncan, la verdad es que me gustaría que las quitasen de una vez...pero bueno, si dicen que queda bonito, ellos sabrán...

Saludos

Antonio Martínez dijo...

Tamén son partidario da limpeza (non reconstrución) do granito.

Sarinsky dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, Toño.
Las restauraciones siempre y cuando sean necesarias...

Ana dijo...

Uno de mis hermanos ha dirigido los trabajos de restauración de la catedral entre 1990 y 2002. Estoy preparando una entrada en el blog sobre este tema. Le he preguntado sobre la cuestión que planteas y me ha prometido su colaboración. Espero que pronto podré ofrecer la opinión de un técnico que, además, es muy sensible ante la obra de arte.
Saludos

Anónimo dijo...

Non qero chafala túa entrada, pero sinto ter que decirche co q ti señalaches como musgo, non é musgo. Senón líquenes(amarillos)o musgo e verde!!!!
e non se pode eliminar pq axuda a mantela humidade da catedral controlada, xa q nn corren goteiróns x dentro!!! e co sol dalle un aspecto dorado!!!
ademais teñen raiz e o problema de qitalo seria q se arrastrara tamn pedra

Sarinsky dijo...

Anónimo: es obvio que tiene que haber opiniones para todo, y si se quisiera, se encontrarían otras maneras de "proteger" la catedral. Además que existen profesionales para ello, no? Quitar el musgo-líquenes sería complicado, pero no imposible.

Dánae hoy llueve dijo...

Está claro que la catedral se concibió sin musgo o líquen. El maestro cantero eligió las piedras apropiadas, seguro que las de mejor pulido y factura para el exterior. El crecimiento vegetal posterior es un asunto de azar. Ahí ha crecido y en otros sitios no. Ya no es cuestión si embellece la catedral con un determinado tipo de luz ¿qué aspecto tiene cuando no existe dicha luminosidad? y sobre tdo plantearse, ¿es beneficioso ese adosamiento vegetal para la piedra? queda pintoresco pero ¿agrieta el material? si se concibió sin musgo o líquen, creo que debería restaurarse lo más parecido al original. Uy, que rollo Sarinsky. Pero bonita entrada para reflexionar

Anónimo dijo...

nn pretendia q che parece mal. só o comentaba como outra opinion.e decia eso pq o sei, pero weno. nn son partidario de velas catedrais e monumntos como se se fixeran onte

e perdoa!

Sarinsky dijo...

Dánae: gracias por tus palabras!!

Anónimo: no te preocupes, no me han parecido mal tus palabras, simplemente tenemos opiniones distintas. Pero gracias por participar (^_^)

Nokenicus dijo...

Hola, perdón si comento por acá, solo estoy pasando a saludar y también para invitarte a que pases y veas mi blog a ver si encuentras algo de tu agrado y si te gusta intercambiemos enlaces, una suerte de fucionar dendritas o algo asi diria yo,je.
Saludos y hasta la proxima.

Nes dijo...

En Santiago as pedras florecen!
Mentres non parezan as ruinas de tikal, non me parece mal. UQe siga ahí esa herba inspiradora, trepadora e primaveral nos muros da nosa catedral. Cor e naturalidade! Un saúdo!

pepa roig dijo...

Me parece interesante la pregunta que has alzado al aire...soy restauradora de arte y según mi opinión, el musgo forma parte intrínseca de la Catedral de Santiago de Compostela, pues se conserva de manera indisoluble en la visión que todos tenemos en nuestra retina de esta gran catedral. Creo que, mientras se lleve a cabo un control continuo de los musgos sobre la fábrica, y éstos no provoquen ninguna alteración sobre la piedra, es de merecer su conservación pues es pura consecuencia de la historia de la catedral y de la peculiar climatología que esta comunidad posee.
Por otro lado, enhorabuena por tu blog, habrá que ir ojeándolo de vez en cuando para estar al tanto de interesantes y diversos asuntos sobre el arte.
Saludos

Sarinsky dijo...

Hola Pepa Roig!! me ha alegrado mucho tu visita por mi blog, es todo un honor tener a una restauradora del arte comentar mis posts (^_^)

Por otra parte gracias por tu colaboración en esta reflexión, es interesante observar distintos puntos de vista.

Saludos

Jordi dijo...

Hola

Opino que el musgo no solo puede ser un problema o algo que envejece sino que incluso podría formar parte del conjunto artíctico de la catedral si se hicieran cosas como las instalaciones de esta página hechas en musgo.

Gabriel dijo...

Me ha gustado este artículo que me he topado intentando encontrar en internet la identificación científica de la especie de liquen dominate que cubre partes de la catedral de Santiago.

Pues bien, lo primero que me gustaría aportar es una pequeña aclaración: lo que más abunda en la fachada del Obradoiro no es un musgo sino un liquen (seres vivos multitud de veces confundidos y que no tienen nada que ver), un musgo es una especie de planta en miniatura, mientras que los líquenes son hongos (asociados con algas).

Hecha esta aclaración, a mi me parece que hacen bonito y dan un seña de identidad propia de la catedral con gran peso didáctico pues nos indican que nos encontramos antes una obra arquitectónica de varios siglos en un entorno húmedo (clima atlántico).

Además, creo que cualquier proceso de limpieza es simplemente retirar lo que se ve de estos organismos, puesto que sus "tejidos", hifas a modo de raicillas se meten entre los granos de la roca y son difíciles de quitar.

En cuanto a musgos y plantas, que también también se "acogen a sagrado", creo que habría que valorar los daños que producen puesto que me lleva a pensar que su influencia es mayor al acumular materia que puede ocasionar cierto sobrepeso sobre algunas zonas o ir ahondando grietas y fisuras.

En fin, un tema muy interesante para seguir compartiendo opiniones.

Saludos

CLiFFF dijo...

siguiendo con el tema... lo de que no se limpie el "musgo" tiene una fácil respuesta, en realidad sí que se limpia, cada cierto tiempo, suelen ser varios años, (actualmente se está haciendo esta limpieza) se limpian las piedras de todo el musgo MENOS el líquen de color amarillo, ese que tenéis señalado en la foto, porqué no se limpia? pues porque es una especie protegida que está en peligro de extinción, esta especie SOLO crece en la catedral de santiago de compostela. Espero haber aclarado esto.

CLiFFF dijo...

Un dato que se me olvidó, este liquen tan solo crece 1 milímetro cada 100 años!!!!

Sarinsky dijo...

Vaya, es un dato muy interesante!! Ahí cambian las cosas, es una especie única!! Increible.

Gracias por la información Clifff

Gabriel dijo...

¿Alguien me podría decir la especie del líquen amarillo que tapiza la fachada del Obradoiro?